Un parto vaginal tras una cesárea se produce cuando una mujer da a luz a un bebé a través de la vagina después de haber tenido un bebé por cesárea en otra ocasión.Hace años, los médicos pensaban que una vez una mujer había tenido una cesárea, debía tener a todos sus bebés posteriores por cesárea. Aunque la cirugía de la cesárea asegura una buena sutura y cierre del útero, a los médicos les preocupaba que el corte original volviera a abrirse cuando la madre entrara en la fase activa del trabajo de parto.

Hoy en día, la evidencia científica demuestra que aunque la incidencia de rotura uterina tras una cesárea está discretamente elevada respecto al antecedente de un parto vaginal, esta es muy baja y no limita el poder tener un parto vaginal después de una cesárea de forma segura.

La vía del parto de elección tras una cesárea previa es la vía vaginal, con una tasa de éxito aproximada del 80%, aunque se deberá tener en cuenta las preferencias de la madre, así como informarle de un aumento en el riesgo de ruptura uterina de aproximadamente el 0,5%.

Actualmente, una mujer que haya tenido una cesárea suele tener las siguientes opciones en sus embarazos posteriores:

  • Optar por un trabajo de parto espontáneo y tener un parto vaginal. El intento de trabajo de parto puede funcionar y terminar en un parto vaginal, aunque en ocasiones no funciona y la mujer debe someterse a otra cesárea para dar a luz a su bebé. El motivo de la primera cesaría podría condicionar una mayor o menor probabilidad de una nueva cesárea.
  • Si la mujer no se pone de parto de manera espontánea también se podría realizar una inducción del parto con la medicación adecuada y monitorización de la dinámica uterina y fetal para disminuir el riesgo. Un aumento de la dinámica uterina superior a lo recomendado provocaría un mayor riesgo de rotura uterina y consecuentemente riesgo para bebé. El riesgo de esta complicación en una inducción del parto con este antecedente es de alrededor un 1%.
  • Planificar otra cesárea antes de que comience el trabajo de parto.

Se recomienda un mínimo de 12 meses después de la cesárea antes de una nueva gestación.

¿Cuáles son las ventajas del parto vaginal tras una cesárea?

Las ventajas del parto vaginal tras una cesárea anterior son, de entre otras:

  • Una estancia más breve en el hospital después del parto
  • Menos dolor y una recuperación más rápida (por lo general)
  • Menos problemas después del parto – Las mujeres que se someten a una cesárea tienen más posibilidades de tener complicaciones asociadas a la cirugía abdominal (fiebre, infección de la herida quirúrgica, discreto aumento de trombosis o coágulos en las extremidades inferiores entre otras).  

¿Qué problemas podría haber durante un intento de trabajo de parto?

Puede haber diferentes problemas en un intento de trabajo de parto, pero el problema que más preocupa a los profesionales es que el útero se desgarre o que se abra la cicatriz de la cesárea previa. Eso es una emergencia. En ese caso, la madre y el bebé pueden sufrir daños. Si sucede, se debe realizar una cesárea de inmediato para sacar al bebé y reparar el desgarro.

Además, a veces el intento de trabajo de parto no funciona. Es posible que el trabajo de parto no avance normalmente y que el bebé deba nacer por cesárea, lo cual puede ser molesto y estresante para una mujer.

¿Qué sucede si quiero tratar de tener un parto vaginal tras cesárea?

Si desea tratar de tener un parto vaginal tras una cesárea, según su situación particular, su médico le ayudará a decidir si un intento de trabajo de parto es la opción indicada para usted.

En general, un intento de trabajo de parto tiene más posibilidades de funcionar cuando:

  • La mujer ya tuvo un parto vaginal (además de haber tenido una cesárea).
  • La primera cesárea se realizó porque el bebé estaba en posición de nalgas, es decir, tenía las piernas o nalgas (y no la cabeza) más cerca de la vagina.

Para algunas mujeres no es recomendable hacer el intento de trabajo de parto. Esto sucede cuando:

  • El útero no se abrió de la manera habitual en la cesárea anterior. En vez de tener una incisión transversa en la parte inferior del útero esta se realizó en la parte más superior llamándose incisión corporal.
  • La mujer ya ha tenido muchas cesáreas.
  • El parto vaginal no es seguro para la madre o el bebé.

Además, el médico sólo le recomendará hacer un intento de trabajo de parto en un hospital o centro donde se pueda hacer una cesárea de inmediato si es necesario.

 

Bibliografía: UpToDate el: Feb 02, 2018.