servicios_psicologia_01
 
Los aspectos emocionales del embarazo se diferencian por trimestres. El primer trimestre es algo caótico a nivel emocional. Existen grandes cambios hormonales que pueden afectar al estado anímico y es demasiado pronto para sentirse embarazada. El segundo trimestre nos proporciona una mayor tranquilidad emocional, pues ya hemos pasado la barrera de los primeros meses. En la mayoría de los casos, nos encontramos mejor físicamente y estables hormonalmente. Al final del embarazo (tercer trimestre) puede aparecer algo de impaciencia. Es normal encontrarse más pesada, cansada y puede existir alteraciones del sueño.

El parto y la lactancia son situaciones que pueden crear inseguridad e incertidumbre. Es inevitable que se generen expectativas, pudiendo dar problemas de aceptación y/o frustración si las cosas no salen como se habían planificado. Es importante trabajar la aceptación de diferentes posibilidades y circunstancias no siempre previsibles. No debemos olvidar que el objetivo final es tener a una mamá y un bebé sanos en todo momento.

 

Volver a Psicología y sexología