Las mujeres pueden tener diferentes tipos de problemas con sus senos. Lo importante es saber que para la mayoría no son causados ​​por el cáncer de mama. Aun así, si usted algo diferente o extraño siempre debe consultar a un médico para que lo revisen. 

Algunos problemas comunes de las mamas incluyen:

  • Asimétrica o cambio de forma de uno de los senos
  • Tumoración o “bulto”
  • Dolor
  • Sensibilidad
  • Secreción por el pezón (líquido claro, blanco, amarillo, verde o rojo)
  • La inversión del pezón
  • Cambios en la piel, como enrojecimiento o arrugas

 Ante estos cambios debe acudir al especialista, quien considerará si es necesario solicitor alguna prueba complementaria.

¿Qué pruebas necesito? Las pruebas comunes utilizadas para evaluar los problemas de la mama suelen ser:

• Mamografía: son radiografías especiales que pueden ayudar en el diagnóstico del cáncer de mama. Se realizan en las revisions ginecológicas habituales a partir de los 40 años.

• Ecografía mamaria (ultrasonido): se trata de una prueba de imagen que utiliza ondas de sonido para crear imágenes del interior de la mama. Entre otras cosas, puede mostrar si un bulto es sólido o líquido (quíste). Complementa a la mamografía, y suele ser más útil en senos jóvenes y según clínica.

• Biopsia: toma de una o más muestras del tejido mamario sospechoso usando una aguja. Las muestras luego se remiten al laboratorio para ser examinadas.

¿Qué podría estar causando el problema? Los síntomas de la mama enumerados anteriormente podrían ser causados ​​por una serie de problemas, la mayoría de los cuales no son graves. Por ejemplo, los cambios hormonales normales en el ciclo mensual de una mujer a veces pueden causar dolor en los senos o incluso bultos que resultan ser no patológicos. Sin embargo, ante nuevos síntomas del seno es importante siempre consultar a su medico.