Cerrar

Pedir
cita
Solicitar una cita




Disfunción Sexual Femenina

La disfunción sexual femenina es un trastorno que se produce cuando hay un cambio en el comportamiento sexual habitual de la mujer.

En estos cambios puede haber una disminución, o incluso un cese del deseo de tener relaciones sexuales.  Por otro lado, puede ser que exista también una incapacidad para disfrutar de ellas.

Estos cambios de conducta, en ocasiones, afectan a la calidad de vida de la mujer y a sus relaciones personales.

En general, las cuatro áreas en las cuales las mujeres tienen dificultades dentro de la disfunción sexual son: el deseo, la excitación, el orgasmo y el dolor asociado al coito.

En el Instituto de ginecología en Barcelona, de la Dra. Gómez Roig, nuestra sexóloga dentro del departamento de psicología y sexología puede ayudarte.

Además, dentro de nuestros servicios médicos que ofrecemos, ella te ofrecerá las herramientas necesarias para mejorar tu confort sexual.

Si necesitas más información o tratamiento de la disfunción sexual femenina no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

¿Qué es una disfunción o problema sexual? 

Las disfunciones sexuales son comunes tanto en mujeres como en los hombres, y pueden ocurrir a cualquier edad.

Disponemos de estadísticas en Estados Unidos. Aproximadamente el 40 % de las mujeres tienen preocupaciones sexuales y el 12 % reportan problemas sexuales angustiantes.

La disfunción sexual es un término usado para describir dificultades en la libido, deseo sexual, la excitación, el orgasmo o el dolor que aparece con las relaciones.

Los problemas sexuales en la mujer pueden aparecer de nuevo, en una etapa concreta de la vida, o pueden surgir desde el inicio de las relaciones.

Una de las teorías que explican que aparezcan este tipo de problemas se relacionan con:

  • Cambios hormonales
  • Los cambios vasculares que nutren el área genital.
  • Cambios en sustancias – hormonas que regulan el cerebro y el área vaginal.

Por otro lado, las dificultades en la relación de pareja, y enfermedades físicas o psicológicas contribuyen a la mayoría de los problemas sexuales en las mujeres.

¿Cuáles son los factores de riesgo de este problema?

Para saber cuáles son los factores de riesgo de este problema, hay qu tener en cuenta una serie de factores que pueden implicar problemas sexuales en las mujeres.

Un factor de riesgo no es necesariamente la causa de un problema, sino algo que hace que éste sea más probable.

Cuáles son los Factores de Riesgo de este Problema en la Disfunción Sexual - Psicología y Sexología

Estos factores se clasifican en:

Bienestar Personal 

El estado personal es importante para el interés y la actividad sexual. Una mujer que no se siente bien física o emocionalmente puede experimentar una disminución en el interés o la respuesta sexual.

Problemas de Relación 

Una relación emocionalmente saludable con la pareja actual y pasadas es un factor determinante en la satisfacción sexual.

Afectación Sexual Masculina 

La disfunción sexual masculina en la pareja puede afectar a la respuesta de la mujer. Los problemas masculinos se vuelven más frecuentes a medida que avanza la edad.

El Parto 

Después del parto, la recuperación física y la lactancia, así como la fatiga y las exigencias de ser padres, pueden disminuir el deseo sexual.

Los niveles bajos de hormonas, como los estrógenos, después del parto no favorecen la libido.

La lesión local en el área genital por el parto, o la cicatriz de la cesárea, pueden causar dolor o molestias con la actividad sexual.

En la mayoría de los casos, estos problemas mejoran con el tiempo.

La Menopausia

Después de la menopausia, los niveles de estrógenos disminuyen completamente. La falta de este tipo de hormonas implica cambios en la libido de la mujer.

Los sofocos, la sudoración nocturna, el mayor insomnio y el cansancio también pueden contribuir a la disfunción.

La sequedad vaginal, y disminución de la lubricación vaginal no favorecen las relaciones.

Antecedente de Histerectomía 

Esta operación, en la que saca el útero, no causa disfunción sexual. Por lo contrario, si el útero daba problemas de sangrado, dolor, o miomas con malestar en la mujer, esta intervención puede mejorar la sexualidad.

La extirpación del cuello uterino en el momento de la histerectomía tampoco tiene un efecto negativo.

Otra cosa diferente, es la extirpación de los ovarios, ya que reduce los niveles de estrógeno y hormonas, lo que si puede afectar la función sexual de algunas mujeres.

Dolor Vaginal o Pélvico 

Las mujeres que tienen dolor vaginal o pélvico a menudo tienen dificultades con la actividad sexual.

El dolor puede agravarse en las relaciones, causando de manera involuntaria una rigidez o contracción de los músculos vaginales, causando más dolor. Esta consecuencia se llama vaginismo.

Problemas de Vejiga y de Suelo Pélvico

Los cambios en la vejiga, o la pérdida de tono muscular en el suelo pélvico, pueden provocar prolapso genital. Además de incontinencia de orina o sensación de molestia vaginal. Estos síntomas pueden interferir en el deseo o la actividad sexual.

Enfermedades Médicas 

Cualquier afectación médica grave o crónica puede afectar a este tema. Los problemas de corazón y la artritis pueden afectar la capacidad física de una mujer para tener relaciones sexuales.

Las mujeres con cáncer pueden experimentar malestar y fatiga, debido a los tratamientos.

Los cambios en la imagen corporal, especialmente si afectan a áreas íntimas pueden favorecer el problema.

Otras enfermedades como el Parkinson, la diabetes o los trastornos por ingesta de alcohol, medicamentos para el dolor u otras drogas, pueden afectar la excitación y a la capacidad de sentir placer.

Problemas Psiquiátricos o Emocionales

La depresión es una de las causas más comunes de disminución de la libido y otros trastornos sexuales en las mujeres.

La Toma de Medicamentos 

Tanto los medicamentos recetados como los no recetados pueden alterar el deseo sexual, la excitación y la sensación de placer. Esto puede incluir:

  • Muchos antidepresivos.
  • Algunos medicamentos antipsicóticos.
  • Tratamientos del insomnio.
  • Betabloqueantes utilizados para tratar la hipertensión arterial.
  • No está claro si los medicamentos hormonales, como las píldoras anticonceptivas y la terapia hormonal para la menopausia, afectan a la sexualidad.

¿Existen tratamientos para la disfunción sexual? 

Existen tratamientos para los problemas sexuales.  En muchos casos, una combinación de ellos es la más efectivo.

Entre las alternativas terapéuticas tenemos:

  • Manejo correcto del estrés.
  • Ayuda adecuada para solventar los problemas de pareja.
  • Buscar situaciones o entornos novedosos.
  • Tratamiento de la sequedad vaginal.
  • Trabajar con un especialista la dispareunia o sexo doloroso.
  • Manejo correcto de los efectos secundarios sexuales de los medicamentos.
  •  

Unos de los tratamientos planteados a sido el uso de andrógenos como medicamento.

A pesar de ello, ningún producto de andrógenos está aprobado para la disfunción sexual femenina.

Su eficacia es limitada, y la falta de datos sobre la seguridad a largo plazo no aconsejan su uso.

Existen tratamientos para la Disfunción Sexual - Psicología y Sexología

También han aparecidos en el mercado otros tratamientos para solventar este problema.

Si bien pueden ayudar a aumentar el deseo sexual en algunas mujeres. También puede causar efectos secundarios potencialmente graves o molestos, como hipotensión, desmayos, náuseas, mareos o dolor de cabeza.

Los medicamentos utilizados por los hombres con problemas de erección, generalmente no han demostrado mejorar la función sexual en las mujeres más de lo que lo harían los placebos, pastillas sin medicación. Por dicho motivo no se recomiendan.

Tratamientos sin utilidad comprobada 

Actualmente existe una serie de tratamientos en los que no ha sido posible comprobar su eficiencia real. Este grupo de terapias se ofrecen como tratamiento, pero no está clara su utilidad real en la disfunción sexual.

Las alternativas no demostradas incluyen:

  • Plantas medicinales: Algunos suplementos basados en hierbas y plantas pueden mejorar la función sexual, pero no más que un placebo. La producción de estas medicinas naturales no está regulada. Por ello, no siempre es posible saber que el producto contiene el tipo y la cantidad de ingrediente que indica la etiqueta, o que está libre de aditivos potencialmente peligrosos. Se recomienda a las personas que deseen utilizar terapias a base de hierbas lo hagan con precaución.
  • Cirugía: Esta alternativa rara vez es necesaria para que la vagina mejore. Excepción son las mujeres que nacen con anomalías de la vagina, y las que tienen lesiones traumáticas tras el parto. En estos casos, si algunas mujeres pueden beneficiarse de un tratamiento quirúrgico cuidadoso.
  • Tratamientos con láser o cirugía de rejuvenecimiento vaginal: Estos procedimientos suelen ser costosos y es poco probable que mejoren el disfrute sexual de una mujer o su pareja.

El uso de la terapia con láser para tratar la sequedad vaginal, y las relaciones sexuales dolorosas después de la menopausia, es ampliamente publicitado.

Los tratamientos vaginales con láser son muy costosos y no están cubiertos por las mutuas. Faltan estudios de seguridad y eficacia a largo plazo.

En el Instituto de ginecología de la Dra. Gómez Roig, en Barcelona,  te ofrecemos la atención especializada en psicología y sexología para solucionar problemas de disfunción sexual femenina.

Déjate acompañar por nuestros profesionales. Todo será más fácil.

Adaptación de UptoDate 2019

Entradas relacionadas

Problemas de Pareja

Problemas de Pareja

Esterilidad y Reproducción Asistida

Esterilidad y Reproducción Asistida

Antecedentes Obstétricos Desfavorables

Antecedentes Obstétricos Desfavorables

Call Now Button

Consigue X hoy

Coletilla legal

Suscríbete y recibe mis consejos todas las semanas

00
Months
00
Days
00
Hours
00
Minutes
00
Seconds

The Black Friday Deals

SHOP BEFORE OUR

SALE ENDS....